ReConstruir México

11 / Oct / 17

slide 0

El programa público de los Miércoles de SOMA retoma sus actividades como un espacio de discusión de temas afines a las situaciones que afronta el país en estos momentos.

En esta presentación, Carlos Zedillo, Loreta Castro y Alessandro Arienzo nos hablarán sobre la primer parte del plan de acción que tiene el proyecto Re Construir México, del cual forman parte y que busca poner de pie al país por medio de la reconstrucción sostenible e inteligente, tanto urbana como rural.

La primera acción de Re Construir México consiste en un plan para que arquitectos, ingenieros, sociólogos y demás profesionales participen en misiones de campo específicas, de acuerdo con los principios de evitar demoliciones y apuntalar construcciones dañadas, conectar con la comunidad y recabar información, y ofrendar a quienes ya no están debido a los desastres naturales de septiembre de 2017.

La demolición indiscriminada de los inmuebles dañados supone el uso ineficiente de recursos dedicados a la reconstrucción y desatender la opinión de las personas afectadas. 

Apuntalar permite ganar tiempo. La conservación del patrimonio es el objetivo principal de Re Construir México y la estrategia pasa por vincular los expertos con las comunidades para optimizar materiales y recursos disponibles. 

Para evitar demoliciones indiscriminadas es necesario trabajar directamente con la comunidad: escuchar, respetar y atender las necesidades de la gente damnificada, considerando las características físicas, sísmicas y climáticas de cada zona. 

Ayudar a canalizar los recursos disponibles con grupos de trabajo colaborativos e interdisciplinarios en colaboración con las organizaciones que ya actúan con las comunidades, para focalizar el trabajo a favor de la gente. 

Recabar información desde las comunidades para crear un banco de datos que permita la mejor toma de decisiones. 

Aplicar el conocimiento técnico y tecnológico para la reconstrucción a partir de políticas públicas justas. 

Realizar un memorial como una ofrenda viva, con las herramientas e insumos para la reconstrucción del patrimonio de las comunidades y con los restos de las demoliciones, honrando a todos los que perdieron la vida en los recientes desastres naturales. 

Crear una red de talleres como centros de operación que alberguen y aporten los materiales necesarios para la reconstrucción y la conservación del patrimonio inmueble de las comunidades, en un proceso de constante evaluación y documentación. 

Sumar energía y oficio, recursos e información, tecnología y conocimiento de campo, expertos y comunidad. 

# ReConstruirMéxico @reConstruirmx

Ante las emergencias en el país causadas por los sismos y huracanes del mes de septiembre, necesitamos sumarnos al esfuerzo de ayuda humanitaria y de reconstrucción para lograr soluciones sostenibles y de largo plazo. Demoler para construir de nuevo no es una solución. Se pierde todo lo que se pudiera rescatar. 

Necesitamos estrategias conjuntas que ayuden a resolver el alojamiento para damnificados, que promuevan la reutilización de materiales y estructuras existentes y posibiliten los diagnósticos de las causas de los daños para evitar nuevas catástrofes. Lograr una planeación estructural requiere impulsar una reforma de las dinámicas de construcción: más eficaces, sostenibles, realistas y justas. 

Hemos perdido más de 300 vidas y hay más de cien mil viviendas afectadas, además de escuelas, hospitales, iglesias e infraestructuras tanto en comunidades rurales como en centros urbanos. Reconstruir México implica una profunda reconstrucción social y una valorización de lo existente.

Proponemos 6 puntos:

• No invalidar construcciones que sufrieron daños reparables. Demoler y construir de nuevo es más costoso y menos eficiente que recuperar lo existente de manera responsable. 

• Respetar la forma de vida de las comunidades; recuperar sus métodos y materiales constructivos tradicionales. Construir en block y con concreto no es más seguro que hacerlo con adobe, madera y palapas. Imponer métodos y materiales ajenos a la región es ir en contra de la lógica del clima, la geografía, la cultura local y las necesidades reales de los habitantes.

• Realizar diagnósticos de las viviendas para asignar categorías de riesgo, alternativas de rehabilitación y soluciones basadas en las causas de los daños de las construcciones afectadas.

• Cumplir la normatividad en temas de demoliciones y manejo de deshechos, ya que esto ha tenido efectos devastadores en cauces de ríos, barrancas y reservas naturales. No se puede atender la emergencia dañando los recursos existentes. 

• Diseño de campamentos para damnificados con soluciones técnicas apropiadas.

• Realizar estrategias específicas para los dos ámbitos distintos donde han ocurrido los daños: lo urbano y lo rural. 

En resumen, proponemos rescatar las construcciones reciclando, reconstruyendo y respetando lo existente. Evitar a toda costa las demoliciones indiscriminadas a las que se está llegando, con consecuencias irrecuperables en lo económico, lo ecológico y lo patrimonial. Se requiere entender los mecanismos de apoyo público y privado, para de manera conjunta planificar y apoyar con acciones que resulten de dichos programas. Es decir, poder auxiliar como equipo interdisciplinario de profesionales, en la planificación de ciudades, su infraestructura, escuelas, casas y cuanto inmueble requiera algún tipo de intervención, siempre tomando como tema central el entendimiento con sus habitantes y considerando su opinión y sus tradiciones. El aprendizaje de los terremotos del 85 se debe actualizar: nunca más diseño contra la naturaleza y contra las personas, sino al servicio de una sociedad plural. El futuro del país y la credibilidad de las instituciones depende de la inteligencia y la planeación conjunta con que se lleve a cabo la reconstrucción.

SOMA

Calle 13 #25, Col. San Pedro de los Pinos, 03800 Ciudad de México