María José Sesma | Souvenir de la Felicidad

28 / Abr / 17 - 28 / May / 17

slide 0

María José Sesma (Generación 2014) presenta Souvenir de la Felicidad en (un cuarto) Plutarco Elías Calles, Colonia Tampiquito, SPGG, Nuevo León.

Inicia el 28 de abril 
 

Souvenir de la felicidad

Souvenir de la felicidad explora la dinámica de las relaciones socio-afectivas provocada por el uso común de plataformas sociales digitales como principal vía de contacto con la realidad, haciendo énfasis en los procesos de estandarización en las representaciones del binomio imagen-identidad que caracteriza la selfie.

Como paradigma publicitario de la abstracción del Yo en la dimensión online, la selfie requiere para su generación y profusión, producción y edición permanentes que se traducen no solamente en poses y escenarios repetitivos, sino en una serie de coreografías disciplinantes de los cuerpos y sus afectos, que determinan los movimientos, velocidades y encuentros corporales permitidos en la dimensión offline, para mantener la ilusión de fama ocasionada por la interacción virtual, transformando el paisaje en escenografía, las personas en extras y el tiempo en jornada laboral inagotable. 

Partiendo del concepto de «esfera» como un espacio interior-exterior creado para albergar las emociones escindidas, propuesto por Peter Sloterdijk, el juguete conocido como bola o domo de nieve, que generalmente contiene representaciones miniaturizadas de escenas de fiesta, históricas o propagandísticas, funciona como metáfora de nuestra situación en este ciclo de producción del imaginario de bienestar tras ser intervenido por la colocación de mi propia miniatura en posición de selfie, aludiendo a la monumentalidad de la imagen como auto-representación pública dedicada a la glorificación del Ego.

Este proceso de «autoseducción» o «neonarcisismo» (G. Lipovetsky) desencadena la desestabilización de nuestras relaciones sociales, primando una cercanía virtual aparente sobre la afectación corporal del Otro, dejándonos ensimismados en la búsqueda del Yo, misma que nos vacía de cualquier posibilidad de trascendencia, más allá de la existencia ahistórica, por su actualización incesante.   

La técnica utilizada para la generación de mi autorretrato en miniatura fue la fotogrametría, que mide coordenadas 3D a partir de un mapeo bidimensional por fotografía. El poder de la imagen como cartografía y modelo de relación afectiva, queda manifiesto en la impresión de mi mini-monumento: rígida, opaca, disponible a todo ojo por la transparencia de la esfera, pero aislada y embebida, rodeada de reflejos efímeros de diamantina.  

 

 

SOMA

Calle 13 #25, Col. San Pedro de los Pinos, 03800 Ciudad de México