Valentina Guerrero

26 / Mar / 19
slide 1
slide 2
slide 3

Bajo la premisa de repensar cómo nos relacionamos los unos con los otros, surge una instalación que busca reflexionar sobre cómo podemos llegar a construir nuevos territorios de deseo. Para ello se toman como referencia el amor simbiótico de Penélope y Ulises y el amor líquido de las máquinas célibes. El primero un amor basado en los mandatos de feminidad y masculinidad que busca apropiarse de la imagen, del cuerpo y del sentir del otro, mientras que en el amor líquido imperan los encuentros amorosos intensos, fugaces, diluidos y escurridizos. Bajo ambos ejes es que se abre la pregunta de cómo experimentar nuevos espacios afectivos: un más allá del espejo donde el otro no sea ya aquel que delinea nuestro contorno, ni un paisaje fugaz en el que no creemos en cosa alguna.

SOMA

Calle 13 #25, Col. San Pedro de los Pinos, 03800 Ciudad de México